¿Cómo te llevas con tu negocio?

Close-up businessman with hands crossed smiling

Crear o hacer crecer un negocio no es fácil. En primer lugar, si no sabes bien lo que quieres para tu empresa es difícil que lo consigas. Si participas como empleado debes estar satisfecho con las condiciones y sentirte a gusto con el resto del equipo. No siempre sucede ni es fácil: mala relación con los jefes, jornadas laborales interminables o la sensación de no estar suficientemente remunerado. ¿Te suena?

Mi jefe es un cabrón

Los perfiles de liderazgos suelen ser variados e incluso cambiar en distintas etapas de la empresa. Porque liderar un negocio tampoco es fácil. Pero ¿qué pasa cuando tu jefe eres tú mismo? “¡Ahora soy mi propio jefe!” es una frase muy deseada entre emprendedores, pero cuando uno lleva las riendas de su propio negocio no todo es fácil.

Tendrás que ocuparte de varios temas, de todo en realidad: producción, distribución, comunicación, facturación, atención al cliente… A veces es imposible poder con todo y acabas haciendo lo que no deseabas al tener un jefe: trabajar más horas de lo establecido, no lograr desconectar tus pensamientos de la empresa y por supuesto ocuparte de cualquier problema que surja. ¿Cómo evitarlo? Buscando una ayuda externa y delegando aquello que no puedas, no eres lo suficientemente experto o simplemente no te motive tanto.

Jornada laboral de 60 horas semanales

La jornada laboral interminable resta productividad, tanto si es presencial como en teletrabajo. Estar demasiadas horas conectado o en el trabajo resta creatividad y no es saludable, influye negativamente en la relación con tus compañeros, desmotiva y elimina el compromiso con el negocio.

Evita la sensación de ahogo que provoca una jornada interminable, cuando al final además tampoco ha sido tan productiva. Además, intenta parar varias veces durante el día e incluso desconectar mentalmente. ¿Estáis con los compañeros haciendo un coffee break? No habléis de trabajo…

Soy un sin-nómina

No disponer de una nómina fija es una opción que en ocasiones se ha escogido, pero que tiene sus riesgos y también acumulan preocupaciones. ¿Eres emprendedor freelance? ¿Eres el jefe de tu propio negocio? Bienvenido al mundo de la incertidumbre i el riesgo laboral.

Por parte del empresario, debe conocer y cumplir todos los pagos y evitar ‘pagos fuera de nómina’ para no incurrir en responsabilidades no deseadas. Por parte del autónomo freelance, debe ser consciente de los impuestos, de su precio por hora o por día y de las fórmulas para cobrar.

Averigua qué quieres para tu negocio y consíguelo. Ten claro cual es tu papel en la empresa y la relación con el resto del equipo. Te ayudamos (potenciando tus recursos y eliminando angustias) y a tener resultados desde tu negocio. ¿Buscar sentirte realizado con tu negocio?

Empieza con un test gratuito: hacer el test aquí.

Newsletter