Consigue ser el director de la empresa que necesita tu orquesta

Una empresa es como una orquesta. Batuta en mano y frente los músicos, el director deberá mantenerse firme y guiarlos con precisión y acierto para que la música conmueva al público. El director de una empresa pocas veces recibe aplausos, pero su talante, gestión y liderazgo hacen que junto a su equipo sea más fácil conseguir los éxitos de la compañía. ¿Cómo conseguirlo, más allá de la metáfora?

¿Qué es ser director de orquesta de una empresa?

El director de empresa debe conseguir que un equipo (de cualquier tamaño) vaya en la misma dirección para conseguir los objetivos de la compañía. Eso es ser el director de orquesta: todos los músicos a la vez, cada cual en su papel y con su importancia, pero al final la pieza debe funcionar y emocionar.

Por lo tanto, las empresas que trabajan hacia el éxito son “orquestas” donde todo su equipo va en la misma dirección. Todas las personas de un equipo son necesarias, aunque nadie es imprescindible. Por esto el empresario o el gestor que lleve la batuta deberá liderar la dirección a seguir de la empresa, de su equipo, al unísono. Delegando y si hace falta buscando caminos alternativos para mejorar.

Evita ser el hombre orquesta de tu negocio

El rol del hombre orquesta es muy habitual entre emprendedores y a veces entre dueños de una pyme: realizar todas las actividades necesarias para que su negocio funcione. Hasta que un día no se llega, surgen problemas o suceden errores internos o bien con los clientes.

¿Tienes en tus manos el liderazgo de una empresa? Liderar no significa ser el hombre o la mujer orquesta. Evítalo. Una empresa, al igual que una orquesta, es sinónimo de trabajo colaborativo. Aunque se necesite un líder, este debe ser inclusivo con el equipo para conseguir el éxito desde la constancia y el método de toda la organización.

Compón la sinfonía de éxito

No es lo mismo dirigir una micro empresa que una gran empresa, pero componer la ‘sinfonía’ del éxito implica tener en cuenta algunos elementos en común:

  • Tener las competencias empresariales suficientes y conocer el funcionamiento del negocio y el mercado para dar con una visión en conjunto de la compañía.
  • Además de un conocimiento en global, el director de orquesta debe conocer los puntos fuertes de sus equipos y cómo hacerlos encajar para conseguir un conjunto ganador.
  • La proactividad que habitualmente se pide a los equipos también debe existir en los liderazgos. Fomenta la colaboración, anticípate a posibles problemas, identifica y avánzate a nuevas oportunidades de negocio.
  • Es muy importante saber delegar y fomentar la comunicación entre el equipo; establecer roles y responsabilidades.
  • En definitiva, ser un director de empresa es conseguir que el equipo armonice y trabaje en una misma dirección. Desde el conocimiento y las capacidades personales compartidas con todas las personas implicadas en la compañía.

¿Tienes el síndrome de hombre orquesta en tu empresa? En Rafel Llevat .com te ayudamos a evitar un sobre esfuerzo innecesario y condenado al fracaso como líder de tu negocio. Contáctanos y conseguiremos que dirijas tu compañía como líder. Descubre  nuestro Modelo 4 DOS para propietarios como tú que quieran crecer, sentirse realizados y conseguir la orquesta que todo el mundo quiera disfrutar.

Empieza con un test gratuito de tu negocio: hacer el test aquí.

Share on facebook
Share on telegram
Share on twitter
Share on linkedin

Newsletter